Nov 10
2016

Muchos pensamos que al momento de elegir una suite de diseño para trabajar tenemos solo dos opciones: Adobe o Corel, y en nuestro medio la primera es la que se ha consolidado como la más extendida entre los profesionales, llegando a ser casi un monopolio.  Pero qué tal si supiéramos que hay más opciones, tan económicas como legales; y no estoy hablando de software libre como GIMP o InksScape que ya tuve hace años la oportunidad de probar y no quedar satisfecho. Hablo de una potente suite de diseño, por así llamarla: les invito a conocer Affinity.

No vamos a entrar a discusiones de ética sobre cuántos de los profesionales usan legalmente Adobe CC, porque al menos en Ecuador no creo que queden muchos títeres con cabeza. Además no creo que se pueda juzgar a quienes recurren a la piratería cuando son estudiantes o freelancers que inician apenas, porque estamos en un país donde el diseño está tan infravalorado, que dicen que se puede "aprender" hasta en una academia de peluquería, y por el que se ofrecen puestos de trabajo que pagan menos del salario básico. Sin embrago, otra realidad es cuando se trabaja en una empresa, donde tristemente las cosas no son como deberían ser. Desde que trabajo en Diseño Gráfico, comencé a tener contacto con el software con licencia ya que en la primera empresa que trabajé con Corel, y en algunas de las posteriores con Adobe, con licencia y con todas las ventajas de tenerla. Tampoco voy a delatar cuales empresas en las que trabajé lo hacían con software pirata, pero sí voy a decir que la diferencia se nota, no solo porque el que es ético con un proveedor lo es también con sus empleados, si no también porque el contar con el respaldo de los creadores del software que uno utiliza para ganarse el pan, es tener un aliado valioso. Por eso, me pareció muy interesante la opción que nos ofrece Affinity, que está compuesta de un programa de gráficos vectoriales y un editor de fotos, ambos con compatitibilidad absoluta y que uno puede tener legalmente por un solo pago de $100USD, es decir $50 cada programa, lo que en teoría cualquier diseñador puede ganar en dos horas de trabajo.

Pero más allá del precio, necesitaba ver qué me ofrecía realmente Affinity, para decidirme a comprarla, y realmente valió hacer la pena el recorrido por su website para conocerla. pero más allá de lo que puedes aprender en sus extensos tutoriales, está el cómo se siente uno al trabajar por primera vez con un software nuevo, ya que esto nos da una clave para saber si nos vamos o no a acostumbrar, sobre todo si ya llevamos más de una década usando la suite de Adobe, y créanlo resulta fácil y además hay cosas que impresionan desde el primer instante, como es la gestión del zoom, que aprovecha correctamente los beneficios de OpenGL, eso hace que desde el comienzo se note que la prioridad de estos dos programas es la precisión, y aunque con sus diferencias, el interfaz, los comandos y atajos de teclado coinciden bastante con los de la suite de Adobe.

Ya he realizado varios trabajos usando Designer, y aún me cuesta un poco acostumbrarme a usar Photo, pero en lo que llevo de tener instalados estos dos programas, cada vez es mayor el uso que les doy. En algún momento espero poder trabajar por entero con Affinity, ya que siempre que se pueda exportar el trabajo final como PDF es una gran ventaja por la compatibilidad que se requiere para poder trabajar con proveedores de impresión.

Pros: Interfaz elegante e intuitivo, manejo preciso del zoom, gestión inteligente de los espacios de trabajo y muchos tutoriales disponibles en la página oficial y en Vimeo (Inglés).

Contras: Poca penetración en el ámbito laboral y profesional ecuatoriano, por lo que hay pocos que saben de su existencia.

Recomendación: ♥♥♥♥♥