Feb 28
2018

Para diseñar en 3D, más allá del buen uso de las herramientas (hardware y software), es necesario contar con una buena percepción del espacio tridimensional, dicho de forma simple: poder pensar en 3 dimensiones. Pero qué sucede cuando el trabajo nos exige pasar varias horas visualizando y "moviendo" objetos en 3D en una pantalla con el uso casi exclusivo de una sola mano. La fatiga es justificable y los problemas de salud que pueden acarrear pueden ser bastante incómodos. Por suerte encontré en el mercado una posible solución a este problema: un mouse 3D.

Así como suena el nombre uno no se imagina la forma, la función, ni la utilidad que puede tener ese dispositivo, pero se me ocurrió buscarlo porque había visto en TV a algunas personas usando una especie de joystick para diseño 3D. Sorprendentemente casi la única solución que hallé es la que que ofrece la marca –hasta entonces desconocida para mí–  3D Connexion. La gama de productos que ofrecen va desde un mouse con algunas mejoras denominado CAD Mouse, que permite tener más alcance de la mano algunas funciones extra; pasando por el Space Mouse Compact, que no es otra cosa que un pequeño joystick pensado para trabajar con la mano izquierda (para los diestros); hasta la versión PRO del Space Mouse, que incorpora algunas teclas de acceso rápido muy útiles y un diseño pretenciosamente ergonómico para los más exigentes profesionales del CAD.

Mi elección fue el Space Navigator®, ahora denominado Space Mouse® Compact que también viene en versión inalámbrica, y pese al cambio de nombre sigue siendo precisamente: un navegador 3D, porque lo que consigue es hacernos sentir que nos movemos en el espacio tridimensional, o para ser exactos que tenemos los objetos 3d en nuestra mano y podemos movernos alrededor. Como usuario de Cinema 4D de hace algunos años, mi inquietud fue siempre la necesidad de visualizar y moverme más ágilmente por el espacio de trabajo que lo que nos ofrece el uso de los botones del programa o los comandos de teclado, y este dispositivo llegaría para ser esa solución.

Con un tamaño bastante discreto, una apariencia elegante y moderna, y con un peso que impresiona al comienzo pero que se justifica por el hecho de que su base debe estar fija a la superficie del escritorio, esta herramienta que puede instalarse en minutos y configurarse fácilmente tiene varias funciones de movimiento: avanzar, retroceder, desplazarse a la derecha / izquierda, girar a la derecha / izquierda, rotar hacia adelante / detrás y subir / bajar, es decir todo el rango de movimientos que uno necesita. Y además cuenta con dos botones extensamente configurables que además permiten agregarle uno o dos menús circulares para tener a la mano varias funciones útiles. Así es como finalmente he derivado parte del trabajo de mi mano derecha hacia la izquierda, y con la combinación de este navegador 3D y mi tableta Wacom se puede decir que estoy listo para divertirme trabajando mientras protejo un poco más la salud de mis manos.

Pros: Cómodo, fácil de utilizar.

Contras: Configurarlo en extremo para cada aplicación puede resultar un poco tedioso.

Recomendación: ♥♥♥♥♥